Lectura y nuevos contextos tecnológicos

Publicado: octubre 6, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:,

PARTE I

¿La red ha influido para que hoy se lea menos que ayer?

“Hoy, la definición de alfabetismo se ha ensanchado desde la nocióntradicional de saber leer y escribir hasta incluir la capacidad de aprender, comprender e interactuar con la Tecnología de manera significativa” (Selfe citado en Pianfetti, 2001, p.256).

“Nunca antes ha sido tan necesario que los niños aprendan a leer, a escribir y a pensar en forma crítica”. No es sólo cuestión de señalar y hacer clic. Se trata de señalar, leer, pensar y hacer clic” (Tapscott, 1998, p.63).

Desde que la imprenta revolucionó las formas de acceder al conocimiento, el acceso a la lectura ha sido restringida a unas minorías por múltiples razones, entre ellas por el sistema educativo que privilegia a unos grupos sociales y que frustra de alguna manera el gusto por el texto impreso; desde lo económico, el acceso a los libros limita también las posibilidades de gran parte de la población de disfrutar del placer que significa saber, conocer y disfrutar de la lectura.

Está el ejemplo de muchos maestros que no leen, o que se han matriculado en la cultura del facilismo, y entonces, para hacerles más cómoda la vida aparecen los libros de superación personal, que no le exigen mucho a la inteligencia de ellos, ni tampoco a la de los estudiantes. Y así podríamos seguir enumerando cantidad de razones por las cuales las personas que leen, en todas las épocas, corresponden a un limitado grupo social.

Las circunstancias hoy parecen ser iguales. Es cierto que las nuevas tecnologías, en este caso Internet con sus redes sociales, sus libros electrónicos, el concepto de multimedia, hipertexto, entre otras, ha multiplicado y ensanchado las formas de acceder a la información, pero igual que como pasó con el libro, las formas de acceder al conocimiento son limitadas, porque no toda la población puede pagar un plan de internet, porque no toda la población tiene la posibilidad de comprarse un computador, y porque como pasó con el libro, no todos ven en su adquisición una inversión.

Podría asegurarse que hoy las personas leen más. Claro, cuando chateo estoy leyendo, cuando realizo consultas tengo que leer, cuando busco los temas de preferencia en la red tengo que estar leyendo para ir de una página a otra, cuando escojo deportes, música, moda, lo que sea, debo leer para poder manipular el computador y disfrutar lo que seleccioné.

Pero ahí es donde encontramos el problema. En la selección y en la calidad de la información. Es lo mismo que cuando accedía al periódico y leía sólo los deportes, y me gustaba comprar la revista Vanidades o Cosmopólitan para saber de moda, de farándula, de trucos de belleza. O cuando al comprar libros, me iba a buscar el que me llevara al éxito, el que me enseñara a ser líder, o a ser mejor en la cama.

Los lectores, por decirlo de alguna manera, profesionales, con red o sin red, siguen siendo una minoría. Yo afirmo que los jóvenes de hoy leen más, pero no mejor que los de antes. Por ejemplo, ¿qué leen en los mensajes que se envían por Facebook? “Uyyy, qué helado tan rico, hace rato no disfrutaba de esta delicia y en tan buena compañía”. “Te recomiendo el bar… van unos tipos de exposición”. “Te dedico esta canción…”. “Nos vemos en el bar de…”. “Qué h.p. amanecí hoy”.

Sí, leen mucho. Pero de lo que se trata es de la calidad de la información a la que acceden. Entonces digamos que la red ha influido para que hoy se lea más, pero no mejor, que la alfabetización funcional hoy es diferente: las nuevas generaciones se alfabetizan, aprenden a leer y a escribir, para poder navegar en la red, así como antes la gente se alfabetizaba para poder desenvolverse en la ciudad, en el centro comercial, en fin, para acceder a la información que le sirviera para poder vivir.

Pero más allá de la academia, de las aulas de los colegios o de las universidades, la lectura sigue siendo, para la gran mayoría, un ejercicio que se cumple por obligación, no por placer. Y la red nada tiene que ver con ello.

Por Inés Emilia Rodríguez- Docente Programa Comunicación Audiovisual y Multimedios, Fundación Universitaria del Área Andina, seccional Pereira.

Imagen tomada de: http://3.bp.blogspot.com/_7SMargabHDk/THq00osMPeI/AAAAAAAAAkI/zuznLCdXK6E/s400/Los-libros-en-Internet-han-cambiado-la-forma-de-leer-400×300.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s