Lectura y nuevos contextos tecnológicos

Publicado: octubre 17, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

PARTE II

¿La red ha influido para que hoy se lea menos que ayer?

En cuanto a la cantidad de información que nos envuelve, hay quienes afirman que hoy sabemos de todo pero no conocemos nada, porque es tal la avalancha de información que nos llega, que no nos da tiempo de digerirla, de procesarla y de leerla de una forma crítica para extraer nuestros propios criterios.  Entonces dejamos que otros piensen por nosotros, esos nuevos medios que nos dicen lo que hay que saber, dónde y cuándo hay que saberlo.

Hemos confundido la información con el conocimiento.  Pero esa telaraña de información impacta además la forma de la escritura, puesto que, si leemos los textos de nuestros estudiantes, nos damos cuenta de que sus ideas son fragmentadas, parece que se estuviera perdiendo la gramática de los textos por la incoherencia misma con que plasman sus ideas.  No las conectan, los párrafos son textos fragmentados, saltan de una idea a otra sin establecer ningún tipo de relación entre ellas, o utilizan un párrafo para expresar el análisis de un concepto, de un libro, de una película, y la disculpa es siempre la misma: es que yo soy muy concreto, no me gusta la carreta.

Conocimiento que le llevó a la humanidad años, a veces siglos para construir, ellos lo despachan en cinco líneas, sin ninguna profundidad.  Es decir, conoce el concepto de, por ejemplo en comunicación, la palabra masa, pero no sabe de él porque no es capaz de conectarlo con la realidad para hacer un análisis de lo que dicho concepto implica.

Información a través del texto, del vínculo y del hipervínculo, del enlace, del video mudo o sonoro… Un universo infinito de datos a los que tenemos acceso.  ¿Cómo diferenciar entre tanto mensaje lo que es serio, lo que es conocimiento humano producto de la investigación y de la búsqueda de la verdad, de lo que es realmente basura?

Pasa lo mismo que con los libros, necesitamos una guía de lectura, recomendaciones de personas autorizadas y reconocidas en cada disciplina para no caer en la telaraña de la información tendenciosa y manipulada que nos diga cómo pensar y actuar. Conocimiento que permita formar seres críticos y argumentativos, capaces de seleccionar y valorar lo bueno y maravilloso que ofrece la red.

Por Inés Emilia Rodríguez- Docente Programa Comunicación Audiovisual y Multimedios, Fundación Universitaria del Área Andina, seccional Pereira.

Imagen tomada de: http://lacuevabiblos.blogspot.com/2010_08_01_archive.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s