Conciencias de cristal

Publicado: abril 10, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , ,

Imagen

 

Vivimos en un país, en el que un día cualquiera, saliendo de nuestras casas podemos ser amenazados con armas de fuego, ser víctimas de robo y hasta matarnos, y para la mayoría de los colombianos es normal. Es una realidad que en el país, la situación de la violencia sea aceptable, que nos hayamos acostumbrado a las clases dominantes ávidas de poder y dinero, que trivialicemos la vida y no nos apropiemos de la gravedad de lo que vivimos, y elijamos resignarnos en lugar de exigir términos más equitativos en asuntos económicos y sociales.

En Colombia, un país en donde cada día mueren 48 personas en hechos violentos[1], nos quejamos pasivamente de las injusticias que a diario nos muestran las noticias, pero luego salimos a vender nuestros votos por cualquier cosa, que sin duda, no se compara con el valor de elegir bien al que con sus propuestas, quizás, pueda mejorar la situación de violencia de la que ya estamos atestados.

Esa misma conciencia que vendemos, es la misma de esos jóvenes que son comprados con dinero y motos, para matar a los que no pagan una deuda, a los que ofendieron, a los que intentan hacer de este país un mejor lugar o simplemente, al que esas personas llenas de poder, a esas, a las que indirectamente beneficiamos, decidan acabar sin ningún problema.  Y sin ningún problema, por la facilidad con la que pueden conseguir los medios para cometer el delito, y porque aunque existan consecuencias legales en teoría, en la práctica, no se ven reflejadas.

Pero peor aún es la insensibilidad ante el horror de la violencia. La indiferencia con que miramos cometer un crimen y seguimos caminando tranquilos por la acera, sin importar lo que pase con nuestro prójimo. Ese sentido de solidaridad que reemplazamos por el egoísta individualismo, que permite acostarnos sin cargos de conciencia en la noche, sin importar si solo dejamos que robaran al que estaba sentado al lado en el bus, o si matamos a nuestro vecino a tiros por pelear con nosotros horas antes. Ese cinismo que nos caracteriza por criticar al ladrón, sabiendo que hacemos lo posible por evadir impuestos.

En este, el país de la alegría y de las personas más felices del mundo[2], los niños de corregimientos pobres de todas partes del país, caminan kilómetros de distancia, sin desayunar y en ocasiones sin zapatos, para llegar a centros educativos poco equipados para las labores que pretenden realizar.

En este país, donde la justicia solo alcanza para aquellos que tengan un alto poder adquisitivo, las oportunidades laborales y educativas, siempre son para los mismos que hacen favores por debajo de la mesa, y los que se rifan el país por pedazos, con la excusa de mejorar los daños que hacen los de su mismo talante.

Pero al fin y al cabo, no nos importa que tengamos que esperar horas a que nos atiendan en un hospital, sabiendo que es un derecho que velen por nuestra salud, si no es a mí al que me toca. No nos duele que nuestro esposo o padre abuse violentamente de nosotros, si no es a mí al que le que le quedan las secuelas físicas y emocionales. No nos afecta que nuestros hijos no tengan que comer en las noches, si no son los míos lo que sufren de desnutrición. No interesa vender mi voto, si a cambio recibo algún beneficio económico. Y después tenemos el descaro de decir que nosotros no somos los violentos.


[1]
Estadísticas de medicina legal 2014

[2]  Según el Barómetro Global de Felicidad y Esperanza 2014, Colombia es el país más feliz del mundo.

El estudio es  realizado en 65 países por la red Mundial de Empresas Independientes de Investigación de Mercados (WIN-Gallup International)

Escrito por:
Katheryn Ramírez
III Semestre CAM
kramirez9@funandi.edu.co 

Fotografía extraída desde:
http://1.bp.blogspot.com/_MPPMAICP3zE/TEWPuMkNLoI/AAAAAAAAsmk/5v8U9tXDlQ4/s1600/robo-auto.jpg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s